Biografía

Todo empezó cuando necesité un luthier para corregir problemas de afinación en la guitarra con la que yo estudiaba. El destino me llevó hasta el taller de los Hermanos Yagüe. Don Raúl Yagüe aceptó mi encargo, dejando esa guitarra impecable. Con el tiempo nos hicimos muy amigos, y llegó el día en el que le encargué una guitarra Yagüe. Ante la duda de si aceptaría el encargo, mi sorpresa fue su respuesta: ¿Quieres construirte tu propia guitarra? Si quieres, yo te enseñaré. Por supuesto le respondí que sí. Y así fue cómo Don Raúl Yagüe me abrió todo su universo, y me contagió su pasión por la construcción de la guitarra. Me hizo su discípulo, quiso ser mi maestro, pero sobretodo es mi amigo.
 
Durante seis años estuve visitando el taller de los Hnos. Yagüe, y entre virutas y virutas, fueron pasando por su taller personas que han resultado ser muy importantes en mi vida como luthier. Raúl me presentó a Don Juan Antonio Reyes Torres, otro excelente constructor quien también me abrió las puertas de su taller, y con quien también tengo muy buena amistad. Sintiendo el apoyo de ambos maestros, llegó el día de abrir mi propio taller de construcción de guitarras, allá por marzo de 2009.

Me siento muy afortunado de haber conocido a estos dos grandísimos constructores, de quienes destaco por encima de su enorme virtud como guitarreros, su humanidad y bondad como personas. A ellos les estoy profundamente agradecido por haberme recibido tan generosamente en sus talleres, y sobretodo en sus casas.

Muchas gracias Raúl, muchas gracias Juan.